Primos

¡A cenar! – Papá ya había terminado de hacer la cena y fuimos todos corriendo a sentarnos en la mesa que habíamos puesto entre mi hermana Silvia, mi primo David y yo. Tocaba sopa de fideos de primero y croquetas de segundo. A mi prima Noa le encantan las croquetas de papá.


Mi prima Noa y mi primo David viven con nosotros desde el principio de curso. Mis tíos no podían cuidarlos y les pidieron a papá y a mamá si nos los podían prestar una temporada, y les hicimos un poco de sitio en nuestra casa. A la habitación de mi hermana y mía se vino Noa, y mi primo David se fue mi hermano Álex. Estamos un poco apretujados, pero yo me lo paso muy bien con ellos. Compramos unas camas nuevas más bonitas que las que teníamos. Yo duermo en la de abajo, una que se saca. Las sábanas no son nuevas porque dicen que ya para otro mes, que este nos hemos gastado mucho dinerito. Yo les digo que el cajero les da el dinero que quieran y se ríen.  


 


Cuando estábamos cenando las croquetas, mi prima Noa se puso a llorar y yo le pregunté si es que se había quemado con una, a mí a veces me ha pasado que me he quemado con las croquetas de papá y por eso siempre soplo. Me sentí un poco mal por no habérselo dicho a mi prima Noa, ella quizás no sabía que las croquetas de papá queman al principio y hay que soplarlas, pero me dijo que no, que las croquetas están muy ricas.  


 


Desde que llegaron los primos, muchas noches he escuchado a Noa llorar cuando está tumbada en su cama, así que mi hermana Silvia se acuesta con ella, le da la mano y la consuela hasta que deja de llorar. A mí me da un poquito de pena, y a veces lloro yo también. La prima Noa dice que echa de menos a su mamá y yo le digo que yo le dejo la mía un ratito, que mi mamá da unos abrazos muy bonitos que quitan todas las lágrimas, pero no siempre le funcionan a la prima. Mi hermana le dice que pronto volverá a casa con su papá, con su mamá y con David, pero cuando mi prima le pregunta cuándo será eso mi hermana no sabe qué contestar, así que la sigue dando la mano hasta que se duerme.  


 


A veces he escuchado como hablan papá y mamá, lo hacen bajito, pero yo soy muy pequeñita y me escondo. He escuchado que los tíos tienen un problemita y se han tenido que ir de viaje a no sé dónde hasta que se les acabe el problemita que tienen, y que como no se pueden llevar a los primos pues pasarán con nosotros una temporada. Papá y mamá les han comprado muchas cosas, y les cambiaron a nuestro cole para que vayamos los cinco juntos. En mi clase ningún niño tiene cuatro hermanos como tengo yo, y me siento muy importante. Bueno, sólo tengo dos hermanos y a mis dos primos, pero como viven con nosotros pues para mí son como mis hermanos, y ninguno de mis amigos tiene a sus primos en su casa. A veces cuando mamá dice que mi perrita Júpiter y mi gato Tom son sus hijos peludos pues los sumo y ya somos siete hermanos. Nadie en todo mi cole son siete hermanos.


 


Esta noche no ha hecho falta que Noa llorara para que mi hermana Silvia se tumbara con ella, lo ha hecho sin ni siquiera pedírselo porque mi hermana Silvia es la mejor hermana y la mejor prima del mundo, y yo también soy muy buena hermana y muy buena prima, así que nos hemos tumbado las tres en la cama de la prima Noa, que tiene unas sábanas de Elsa y Anna de Frozen muy suaves, y Noa se ha reído conmigo porque le he hecho cosquillas y tiene muchas; y Silvia, como es la mejor hermana y la mejor prima del mundo, también le ha hecho cosquillas, y a mí también y nos hemos reído mucho las tres, y aunque hemos hecho mucho ruido mamá no nos ha regañado. Yo creo que, como la prima se ha dormido riéndose, hoy soñará bonito.


 


Robin, despiértate, se hace tarde – hoy ha venido mi hermano Álex a despertarme y estaba en la cama de la prima Noa – ya tienes el desayuno preparado y aún ni te has duchado. Fui al baño a hacer pipí y estaba cerrado, el primo David estaba dentro y es un poco pesado por las mañanas cuando está dentro del baño, tarda mucho. Se peina muy guapo y se echa mucha colonia, yo creo que le debe de gustar una chica de su clase y quiere gustarle él a ella también. El primo David no llora como la prima Noa, pero porque es dos años más mayor y va a 5º. Noa sólo va a 3º y todavía es un poco pequeña, además David y mi hermana Silvia van juntos a clase y eso ayuda a hacerse mayor. Álex va a 6º de Primaria, es el más mayor de todos y nunca llora.  


 


Hemos llegado por los pelos al cole hoy, y mi hermano Álex se ha enfadado un poco conmigo porque dice que por mi culpa casi no llega a clase y que tenía un examen, pero me perdona enseguida y se le pasa.  


 


Cuando salimos al patio todos vienen a verme de veces al patio de los pequeños, y yo se lo digo a mis amigos, que no tienen tantos hermanos como tengo yo. Yo creo que mi amiga Sofía me tiene un poco de envidia porque ella no tiene ningún hermano y dice que hay días que se aburre mucho en casa. Mi amigo Alberto sí tiene un hermano mayor que va a la clase de mi hermana Silvia y de mi primo David, pero no son amigos. Mi amigo Alberto me ha dicho que ha escuchado a sus papás que mis tíos se van a morir, pero yo no le creo porque nadie que se va de viaje una temporada se va a morir, porque además se han ido a ver si se termina su problemita, y mis papás conocen mejor a mis tíos que los papás de Alberto y yo no he escuchado a mis papás decir que mis tíos se van a morir.  


 


En el comedor, como soy pequeña, nos sientan en las sillas de pequeños, pero el curso que viene que pasamos al patio de los mayores nos sentarán en las mesas de mayores. En la mesa de al lado se sienta mi prima Noa, pero hoy está tardando en llegar, igual es que se ha quedado encerrada en el baño. El curso pasado le pasó a mi hermana Silvia, que se quedó encerrada en el baño, pero como siempre va con su amiga Claudia al baño no pasó nada. Su amiga Claudia llamó al conserje y en un pispas la sacaron y cerraron el baño dos días hasta que arreglaron la puerta para que nadie se quedara encerrado. Justo cuando he terminado de comer los macarrones con salchichas ha llegado mi prima Noa, y ha llegado muy contenta. No puedo preguntarle porque no nos dejan levantarnos hasta que no terminemos de comer, nos regañan las profes del comedor.  


 


Termino lo más rápido que puedo el pescado que nos han puesto de segundo, es blandito y no tiene espinas. Quiero que mi prima Noa me cuente porqué ha tardado tanto en venir a comer. Me obligan a tomarme el yogurt de postre, que la semana pasada ya me lo perdonaron el día que me dolía la barriga y que no pueden perdonarme todos los días cosas. Cuando acabo, me levanto corriendo a ver a mi prima, y me dice que ha tardado porque le ha llamado su mamá al teléfono del cole para hablar con ella y con mi primo David un poco. A mí nunca me ha llamado mi mamá al teléfono del cole para hablar conmigo un ratito. Le pregunto si se va a ir hoy a su casa, con su mamá:


 


  • Hoy no me voy, Robin, pero mi madre me ha prometido que muy pronto podremos volver con ella y con papá.

 


Y como ya sé por qué ha llegado tarde mi prima al comedor me voy a jugar con mi amiga Elena, que se ha puesto un poco pesada porque ha quedado con Inés, de la clase de Ana, para jugar a “Hora de Aventuras” en el patio del comedor y que si llega tarde no se puede pedir a la Princesa Chicle.  


 



Por la noche, cuando vamos todos a cenar, la prima Noa vuelve a llorar y dice que echa mucho de menos a su mamá y que quiere verla y estar en su casa, con sus cosas, y dormir en su cama. Dice también que no quiere cenar, pero mamá le ayuda y come un poquito. Papá ha hecho albóndigas y están muy ricas. Cuando terminamos mamá dice que como algo excepcional nos deja ver la tele un poquito antes de ir a dormir. No sé qué significa eso, pero es guay el excepcional que nos deje ver los dibujos.  


 


Cuando se acaba el capítulo de Historias Corrientes en el que Mordecai y Rigby luchan contra un pato gigante, mamá nos manda a dormir. La prima Noa está un poco más contenta, yo creo que ver los dibujos la pone un poco contenta y por eso mamá nos deja ver la tele, para que no llore tanto. El primo David no llora nunca, pero tampoco le ponen contento los dibujos como a la prima Noa, porque ha estado viendo la tele con nosotras y no se ha reído nada de nada.  


 


Esta noche nos hemos ido cada una a su cama, Noa no ha llorado más y mi hermana Silvia se ha quedado haciendo unos deberes, no se ha tenido que tumbar hoy a darle la mano para que se durmiera, pero aun así mi hermana Silvia es la mejor hermana y la mejor prima del mundo.


 


Por la noche me despierto y está todo muy oscuro, si no veo nada de nada es porque todavía no es de día y aún puedo dormir un ratito más, es lo que me tienen dicho cuando me despierto y no veo nada de nada, pero tengo mucho pis, así que como me conozco mi casa no hace falta que encienda ninguna luz para ir al baño. Desde el baño, cuando estoy haciendo pipí oigo unos ruidos en el salón, y tengo mucho miedo y me voy corriendo a mi cama y me tapo con las sábanas. Mamá me ha dicho muchas veces que no pasa nada, que esté tranquila, que cuando oiga ruidos pues serán ella o papá que todavía no se han acostado o será Júpiter o Tom, que son un poco traviesos por las noches y no paran, pero yo tengo miedo porque no veo nada de nada.


 


Por la mañana me tiene que volver a despertar mi hermano y yo no quiero porque tengo mucho sueño y le digo que estoy malita, pero me toca la frente y no me cree. La prima Noa todavía no se ha levantado así que la despierto yo y también tiene mucho sueño y no quiere ir al cole, pero yo le digo que seguro que se lo va a pasar muy bien y se levanta y nos vamos a desayunar juntas. A mí me gusta mucho desayunar con mi prima y hacemos carreras para ver quién gana comiendo y siempre gano yo. La prima Noa es un poquito lenta comiendo siempre, por eso la gano, porque yo soy muy rápida comiendo.


 


  • Esta tarde, si hace bueno y termináis los deberes pronto iremos al parque a jugar un ratito – dice mi mamá.

 


Y yo aplaudo y me pongo contenta porque mamá nos ha prometido que podremos ir al parque, y a mí me encanta ir al parque. Muchos niños de mi clase van a ese parque y yo juego con ellos, sobre todo con mi amiga Elena que, aunque es un poco egoísta porque siempre se pide a la Princesa Chicle cuando jugamos a Hora de Aventuras, me lo paso muy bien con ella. Mi prima Noa se pide a Jake el perro porque dice que es el que más mola.


 


En el cole les cuento a todos mis amigos que voy a ir al parque y todos quieren ir al parque como yo, y dicen que se lo van a decir a sus mamás, que les lleven al parque para jugar todos juntos, pero Rubén dice que está castigado y que no cree que su mamá le vaya a llevar. Al parecer pegó a su hermana y le rompió una de sus muñecas de princesas y por eso está castigado.



 


Cuando llegamos a casa la prima Noa sólo tiene que hacer una ficha de matemáticas, pero que va a tardar poco porque quiere ir al parque a jugar, y el primo David dice que nos va a llevar, pero que sólo si se da prisa en terminar los deberes y en merendar, porque mi prima Noa es un poco pesada para hacer los deberes y para merendar. A merendar también la gano porque soy la más rápida de las dos.


Noa se da mucha prisa para terminar los deberes, aunque el primo David ha hecho trampas porque le ha dicho la solución de algunas multiplicaciones, pero yo no se lo voy a decir a nadie porque es un secreto.


 


Vamos corriendo al parque porque cuando íbamos a salir tuve que ir al baño porque no me aguantaba nada, y la prima Noa también, y cuando estábamos de camino el primo David se tuvo que volver un momento porque se le olvidó el móvil y dijo que sin móvil no nos llevaba al parque y le tuvimos que esperar por lo menos dos minutos.


 


En el parque están: Sonia, que es una amiga de la prima Noa, mi amiga Elena, y Marcos, que es otro niño de mi clase. Elena y Marcos están jugando juntos en la casita de madera y Elena hace de tendera, le vende a Marcos un helado con cinco bolas de chocolate. A mí me gustan mucho los helados de chocolate. Estoy deseando que llegue el verano para poder comer muchos helados.


 


El primo David se ha sentado en un banco que hay en el parque y está con su móvil mientras nosotras jugamos. Nos guarda el agua y una bolsa de gusanitos que nos ha comprado mamá, porque hemos merendado muy bien.  


 


De repente la prima Noa se queda parada mientras jugábamos a los tenderos.  


 


  • Acabo de ver a mamá y a papá que han entrado en la tienda donde compran el oro.  

 


Pero yo sigo jugando porque no puede ser, los tíos Julián y Margarita se han ido de viaje y no se podían llevar a los primos, así que se habrá confundido. La prima Noa sigue sin querer jugar y se va dónde está el primo David y se lo dice, y el primo David deja de mirar el móvil, y se queda mirando la tienda y no dice nada. Yo me enfado un poco con la prima Noa porque ha dejado de jugar con Marcos y conmigo y está tardando un poquito.



 


De repente la prima Noa, después de mirar un ratito a la puerta de la tienda, sale corriendo, y el primo David no la puede coger. La prima Noa corriendo es de la más rápidas de su clase, siempre gana a sus amigos cuando jugamos al Pilla Pilla o al escondite, pero comiendo siempre la gano yo. Yo soy la más rápida de las dos.


 


Cuando va a cruzar la carretera, la prima Noa no mira hacia los lados como nos ha enseñado siempre mamá no se da cuenta de que viene un coche y la atropella. El primo David se pone a darle patadas al coche muy enfadado y yo me pongo a llorar y me preocupo porque la prima no se mueve. Toda la gente del parque sale corriendo a ver qué ha pasado con la prima Noa. Están muy nerviosos, y gritan que hay que llamar a una ambulancia, y el primo David también grita y dice muchas palabrotas, y un señor mayor le coge porque quiere pegar al dueño del coche, y el dueño del coche también llora. Y el primo David llora.  


 


Los tíos Julián y Margarita vienen dónde está la prima, pero no parecen ellos, están raros, es como si no vieran que está la prima en la carretera. Ellos no lloran. El tío Julián se ha tropezado y pero no se ha llegado a caer. La tía Margarita lleva una botella en una bolsa de plástico verde de las que dan en el chino y bebe un poquito. El primo David cuando se da cuenta de que han llegado los tíos los mira y se enfada más. Llega una ambulancia y apartan a todos los que están rodeando a la prima Noa y me siento sola y muy triste porque la prima tiene una pupa muy grande y la gente del parque dice que parece que está muerta porque no se mueve y lloro porque yo quiero seguir jugando con la prima para siempre y quiero que viva en casa conmigo aunque tengamos que estar apretujados en la habitación, a mí no me importa.


 


Los médicos de la ambulancia dicen que la prima Noa está viva aunque muy débil y que se la llevan al hospital. La mamá de Marcos viene donde estoy yo porque ve que estoy sola y me dice que no llore, que no me preocupe porque la prima se pondrá bien y pronto volveremos a jugar juntas.


 


Cuando los médicos meten a la prima Noa en la ambulancia el primo David que está muy enfadado y muy triste se acerca a los tíos Julián y Margarita que parece que todavía no se han enterado de que la prima Noa está muy malita porque no lloran y les empieza a gritar, y un señor tiene que sujetar al primo porque está muy enfadado con los tíos porque no lloran de pena, pero el señor que le sujeta no puede con él y le pide ayuda a otro señor que está cerca, pero el primo David se escapa del señor que le sujeta y quiere pegar al tío Julián que parece que todavía no se ha enterado de que el primo David le quiere pegar. Yo estoy muy asustada porque nunca había visto al primo tan enfadado y tengo mucho miedo. Todo el mundo en el parque está muy asustado por la prima Noa y por el primo David.  


 


La tía Margarita es la única que se da cuenta de que el primo David está muy enfadado con el tío Julián y yo no entiendo nada. Yo nunca me he enfadado con mis papás. Una vez me enfadé con mamá porque no quería merendar el bocadillo de chóped porque lo quería con nocilla, pero enseguida se me pasó el enfado y quería abrazar a mi mamá porque tengo una mamá que es muy buena. La tía Margarita se pone entre el tío Julián y el primo David porque no quiere que el primo pegue al tío pero no se da cuenta y pega a la tía y la tía se cae al suelo y todo el mundo grita que la ha matado y se ponen muy nerviosos y la mamá de Marcos me coge y me lleva lejos y no consigo ver nada más y lloro porque estoy muy triste.